Gunna

By lolox

Gunna está en la playa. Solo. Como si su soledad fuera ya eso, un mundo definitivo. Observa el horizonte, que ya no le dice nada. Tal vez un último baño, piensa, último aliento, y se desnuda despacio dejando su camiseta de osos polares tirada sobre la arena, deja sus sandalias de piscina en sentido contrario, la izquierda es la derecha y la derecha la izquierda, como si sufriese una suerte de dislexia sobre cómo colocar los objetos, a veces le ocurre, deja boca abajo su cepillo de dientes, en invierno se pone los calcetines de lana escocesa del revés, deja siempre la mantequilla del desayuno sin cubrir, pegada a los huevos, cuando uno siempre sabe que el estante de los huevos solo lo pueden ocupar ellos, que para eso han muerto primero, después ya vendrán otros a ocupar el espacio que ya no les pertenece, seguramente porque ya se han pudrido y hay que tirarlos donde la cesta compost, como si todo fuese un ciclo de vida y muerte recurrente, Gunna dice el horizonte también parece que muere, se quita el bluyin y lo deja sobre los osos, como protegiéndoles de algo que ni siquiera él conoce, puro instinto, los últimos osos polares que poblarán la tierra, en Europlanned no hay osos polares, pero Gunna sabe que EuroPlanned pronto pasará a ser considerada zona catastrófica, impura, área de extremo peligro, así, completamente desnudo, se queda un buen rato imaginando futuro y por un momento se siente obsceno, raquítico, y dice, tal vez mejor tapado, así, tan delgado como es Gunna, que parece pasta fina integral italiana, parece una brizna de hierba secada al sol, como el color de su piel, que juega un precioso contraste con sus ojos verdes y sus labios rosados, no diría que Gunna es guapo, tiene siempre un ojo más cerrado que el otro, un tic nervioso, los hombres están llenos de comportamientos viciados, mecánicos, incontrolables, como si tuvieran que delimitar, reeencontrarse con sus manos a cada instante con un punto exacto de sus cuerpos, tampoco diría que Gunna es feo, sus pestañas son largas, lo feminizan, parece que siempre está a punto de soñar algo, camina despacio hacia la orilla, casi levitante, dejando atrás los sonidos lejanos, sordos, de las sirenas de los PureKommander, sabe que poco a poco se acercan, los pájaros están callados, ¿no canta nadie ya en esta región? NuevaLey ya está volcada, solo hay que firmarla, una mancha inexacta de tinta sobre el papel, los mantos, que lo cubran todo los mantos, el trino de los vencejos, el rugir de olas, el viento que sopla esta mañana, los mantos lo cubrirán todo, también los cuerpos, que ni siquiera a Gunna el suyo ya le pertenece.

Libermund

By Lolox

Una comitiva de los KorperGeist almorzaba entre halos de satisfacción rollitos de col humeante tras la reunión final en la que decidieron revertir la única ley en vigor que permanecía intacta, la ley que permitía a los Unnatürlich disfrutar de los últimos espacios naturales que quedaban en el país, bosques cenicientos y dunas que apenas respiraban vida tras el eterno eclipse lunar, como si aquel apagón también hubiese dictado sentencia sobre ellos, auténticas proles de cuerpos desnaturalizados, hombres y mujeres que cocinaban y amaban desnudos, que podaban las gardenias de sus jardines como si fueran recién nacidos, que compraban latas con sopa de tomate y troncos de apio y barritas de cacao orgánico mientras paseaban entre los estantes del supermercado tal y como permanece escrito en el libro del Libermund, desnudos a semejanza de Dios, los Unnatürlich, que mostraban su desnudez ante sus hijos y sus hijos ante ellos, justo después de la conversión moral de Australiana, tras la rendición Afrikaner a manos de los señores de PlenaConciencia, años después del confinamiento de masas en Usalove, a las que se obligó a reclusión permanente tras saltarse la norma recién establecida en la que habían de equiparar el cuerpo a sábana santa, inalterable, cuerpo momificado en sí mismo, cubierto por la sábana de buena conducta y disposición en colaborar con la Unimoral, cuerpo ciudadano creado para la identificación de aquellos que sostenían la idea del desnudo como un acto evolutivo, progresivo e imparable, tocaban a las puertas de sus casas para descubrir cuáles eran los conceptos de comportamiento social que administraban en su núcleo familiar, en su apariencia doméstica, dentro, ya siempre por dentro, ya que hacia fuera, esto quiere decir, al exterior, hacía meses que se había instaurado la prohibición de vivir expuestos, exhibidos como bacalaos secándose al sol con todos sus colgajos ya fueran grandes o pequeños, con los pechos hinchados y lechosos de mujeres que daban de mamar a sus bebés como si estuvieran solas en el mundo, hijos de los hombres que mudarían su piel, que crecerían ante los ojos de todos mostrando sus sexos sin que a sus progenitores les importase quién se parase a contemplar las nuevas estirpes colonizadoras de ese viejo mundo, los Unimoral les obligaban a vestir la sábana de la redención con un círculo rojo en el lado del corazón, como si fuera un marcavacas mientras cerraban los ojos como un ofrecimiento a los límites de su pudor, por cada desnudo un manto, un camino recto, lineal, hacia la salvación.

Nota: «KorperGeist». Cuerpoalma.

«Unnatürlich». Antinatura.

Mi primera vez

Mi primera vez.

¿Por qué me miraban así? ¿Qué extraña luz transmitía? ¿Acaso no era como ellos? ¿Me había convertido de pronto en un invasor de aquel precioso espacio lleno de hombres, de mujeres, de niños que no hacían más que acribillarme con sus miradas descarnadas?

No podía parar de hacerme esas preguntas, mis pensamientos iban y venían a la velocidad de la luz cegando toda claridad en ellos, sensaciones que iban todas contra mí mismo, que me hacían sentirme pequeño y a la vez monstruoso, emociones que me hacían odiarme con la misma fuerza con la que las olas golpeaban contra las rocas, el mar que eran ellos, todos esos hombres desnudos que decidían desde el poder abrumador y apabullante de sus ojos hacer añicos mi cuerpo tallado en piedra, estático, paralizado, tan desnudo como lo estaban sus cuerpos, pero preso de un terror atávico adherido a mi condición de principiante, la desnudez entera de mi alma, sí, también mi alma, que la entregué para siempre al momento crucial en la que quise formar parte de aquel microcosmos de cuerpos resplandecientes, arenosos, preciosos campos magnéticos a los que quise rendir mi vida por vez primera.

Abrí los ojos y ahí estaba el mar, completamente en calma, murmullos de voces que me envolvieron en su momento zen, libre y naturalizado, olas que invadieron hasta el propio centro de mí mismo y me dijeron al unísono, abrazándome, que matara el miedo.

By Lolox

Playa de Serín (Asturias)

Podría decir que este verano he ido poco a la playa y, en consecuencia, he disfrutado poco de la arena. Y es cierto. Y quizás eso hace que las veces que acudo a los arenales, los disfrute con mayor intensidad.

En mi viaje relámpago a Asturias, he podido disfrutar de la Playa de Serín. Antes incluso de llegar a bajar las maletas del coche.

Llegados a este punto creo necesario explicar que siempre procuro llevar una mochila en el maletero del coche, por si acaso aparece la ocasión de baño, con protector solar, una toalla y mi único bañador (esto último es un «por si acaso» del «por si acaso»).

Marcado en el GPS la «Playa de Serín» me ha llevado directamente al aparcamiento, que no es muy grande pero bien situado y fácil de llegar.

Señalización en el aparcamiento por donde se llega a la playa (Imagen propia)

Siguiendo esa dirección, lleva a un cruce de caminos y justo hay que ir por el lugar mas complicado.

Camino a elegir (Imagen propia).

Para ser justos hay que decir que el camino se encuentra como se ve en la imagen en «casi» su totalidad. La falta de mantenimiento, desplazamientos de tierra y demás posibles causas, hace que a veces sea complicado el transitar por el. En ocasiones la pendiente es bastante pronunciada y, sobre todo en la parte final, el acceso a la playa es complejo.

Caminito un poco angosto (Imagen Propia)

Pero una vez llegado allí, sientes que ha valido la pena (las horas de viaje y la bajada a la playa), ya que te encuentras en un lugar con unas vistas idílicas.

Playa de Serín (Imagen Propia)
Pared de rocas sedimentarias (Imagen Propia)

A pesar de las dificultades del acceso al arenal, una vez que logras pisarlo, te das cuenta de que se encuentra formado por arena, guijarros, piedras y rocas, dependiendo de la zona, lo que hace que puedas elegir un lugar perfecto para colocar la toalla.
Cuando he llegado la poca gente que allí había a esas horas se encontraban recogiendo, que aunque no era muy tarde, el acantilado que tienes a las espaldas hace que se convierta en una zona de sombra al pasar las 18.00 horas aproximadamente (fechas próximas al equinoccio de otoño).

GPS (Google Maps): 43.55450, -5.614315

La Fuerza del Sol

No hace mucho tiempo, he tenido que cambiar de hábitos en un lugar nuevo, distinto y parecido al que me encontraba, pero fuera de lugar.

Tras encontrarme como un pez en un garaje, me he dejado llevar por una taza de café, mientras me dejaba bañar por los rayos del Sol que llegaban a mi terraza, música (The Thrill is gone, de B.B. King), dejando mi cuerpo a su libre albedrío y descubriendo que a pesar de que no se bailar, mi cuerpo se movía solo al ritmo lento de la música. Únicamente puedo decir que esa sensación de paz (al menos durante dura el momento) en el que el tiempo se detiene, en el que uno se siente pleno y las en las que las preocupaciones desaparecen por un instante, es indescriptible.

Si comparto esta experiencia tan personal, es simplemente porque creo que la energía que proporciona el contacto con la naturaleza, los rayos de sol, la música (o aquello que nos llene a uno) nos nutre el alma y que últimamente nos olvidamos de darle su alimento en este mundo de stress y urgencia en el que todo lo tenemos perfectamente cronometrado.

También creo que debemos de dejar de lado el reloj cuando sea posible y disfrutar de esos momentos que la vida nos brinda, que todo nos ayuda a aprender y a crecer (como personas y como almas que somos).

Ni que decir tiene, que cuando te encuentras con esas experiencias y lo haces sin las molestias de la ropa, la sensación se multiplica.

Y ¿tu?. ¿Cuál ha sido esa última experiencia que te ha transportado a otro lugar?

Finca Soñada

Realmente este lugar hace honor a su nombre, sobre todo cuando amanece un día rutinario a las seis de la mañana y el recuerdo de su estancia emula a esos sueños de los que te cuesta despertar.

Después de haber probado diferentes formas de naturismo en playas, piscinas, campings, hoteles, urbanizaciones… pensaba que no habría un lugar que me sorprendiera tanto como este para bien.

Se encuentra situada en un entorno privilegiado en la Comunidad Valenciana, en la provincia de Alicante aunque queda a medio camino con Valencia y pertenece al término municipal de Gaianes.

Para los mesetarios como yo esto supone unas 4 horas de desplazamiento en coche y por tanto un plan factible para fin de semana , si desgraciadamente no tienes más tiempo de disfrutar de las opciones de senderismo o turismo rural que la Finca te ofrece. He de decir que un inconveniente es la no disponibilidad de Late Chek out teniendo que abandonar la finca el día de la salida sobre las 12 del medio día, lo que acorta tu plan de fin de semana, aunque se puede aprovechar para visitar la cercana Gandía y comer una buena paella ( previa reserva).

Nuestro fiel acompañante

La Finca dispone de un caserío donde residen los dueños de la misma ( Valerie y Luc) que te hacen sentir como en tu propia casa. Desafortunadamente sólo pudimos conocer a Valerie en esta ocasión, a la que agradecemos públicamente todas sus atenciones y su inmensa amabilidad.

Tienes la oportunidad de alojarte en alguna de sus habitaciones dobles con baño o incluso alquilar una casita para pasar tus vacaciones, eso sí, es un establecimiento que no permite estancias de niñ@s por debajo de 16 años, se entiende por mantener un ambiente de relax y quizás como excusa de los padres para vivir una experiencia de las que enamoran de nuevo.

El régimen de alojamiento es con desayuno incluido, y menudo desayuno! Espectacular, a la altura de un gran establecimiento. En cuanto al resto de comidas puedes optar por conocer algún restaurante de la zona o llevar comida que puedes dejar en la nevera comunitaria de la casa no así la bebida, lo que no supone un gran problema ya que cuentan con una Nevera de bebidas que puedes servirte previo pago ( recomendables las cervezas Belgas! Probablemente seleccionadas por los anfitriones originarios del mismo lugar).

La práctica de nudismo es total salvo a la hora del desayuno donde se recomienda alguna prenda de vestir. Y lo que es muy importante no están permitidas las relaciones sexuales públicas , no es un lugar Swinger ( resulta extraño a veces tener que recordar este tipo de cosas, pero si es lo que buscas definitivamente no es tu sitio).

Si un amig@ me preguntara qué destacaría sin duda sería la enorme piscina que dispone de tumbonas para tomar el sol plácidamente y los jardines que tienen alrededor lleno de cenadores donde poder disfrutar de un buen vino incluso a la luz de las estrellas.

Si te gusta el tenis o la petanca disponen de sendos espacios donde poder llevar a cabo su práctica pero si lo que quieres es desconexión total no te olvides probar su zona Spa con baño caliente y sauna por unos 30€ durante 3 horas.

Definitivamente habrá regreso a Finca Soñada , les deseamos una larga vida.

Prende plaisir!

Playa de Insua (A Coruña)

Hace algún tiempo he tenido la oportunidad de visitar la Playa de Insua, que se encuentra a media hora en coche desde la ciudad de La Coruña, en Galicia. Desde aquellas he querido escribir esta entrada, que por «h» o por «b», no me he decidido hacerlo. Hasta ahora.

Ciertamente, a pesar de los nuevos aparatos que tenemos para llegar a los sitios (esos aparatos llamados GPS), a priori es un poco complicado de localizarla, aunque sin duda es un lugar tranquilo que merece la pena descubrir.

Playa de Insua (foto extraída de la web de Turismo de la Xunta de Galicia) Pagina web aquí

Una vez llegados al pequeño estacionamiento que tiene la playa, casi oculta por la vegetación en su lado izquierdo (mirando hacia el mar) se encuentra un panel que indica que has llegado a la playa de Insua. Accediendo por el trecho existente, da a lugar a unas escaleras empinadas, irregulares y estrechas de cemento, con barandilla.

Ya abajo, me he encontrado con una playa pequeñita, familiar y con un ambiente agradable. No fue complicado encontrar un lugar donde extender la toalla y admirar la marea baja que en esos momentos bañaba el océano Atlántico. Un lugar donde aunque me encontraba ensimismado en mis propios asuntos, llama la atención el atardecer con sus colores naranjas.

La misma vegetación llega hasta la playa, donde incluso llega un pequeño reguero de agua que baja por las rocas hasta la misma playa, deja grabada en mi memoria de tal modo que parece que ahora mismo la estoy viendo como discurre ese agua.

En el momento que he ido, no existen medios ni personal de socorrismo, tampoco duchas para quitar la arena, ni servicios de ningún tipo. Sin embargo la playa se encuentra limpia, acogedora, con arena blanca y fina.

Sin lugar a dudas un lugar donde volver.

GPS: 43.38575353497423, -8.220227664404888

43º23’8.71»N 8º13’12.819»O

El embarcadero y la desnudez

Las series televisivas le van ganando poco a poco terreno al mundo del cine, puede que estos alocados tiempos nos resten la paciencia necesaria para aguantar sentados casi dos horas en una butaca para saber el final de una historia de ficción, después de haber pasado por una taquilla, un puesto de palomitas y haber planificado la tarde con suficiente antelación, sobre todo si el resultado es decepcionante.

Puede que uno de los éxitos de las series sea que estén sometidas continuamente al gusto del espectador medido en forma de audiencia, lo que seguramente determine si perdurarán porque gustan o se extinguirán.

La oferta y las plataformas que las emiten son tan variadas que muy mal se tiene que dar para que no encuentres una que te enganche.

Seguro que cada uno podemos hacer una lista en cuestión de segundos de todas las series que estamos viendo o hemos visto, incluso podríamos hacer un ranking de las mejores y las peores según nuestro parecer (ojo a quien se le da ese tipo de información ya que dice mucho de la persona que las enumera).

Ya que esto va de desnudarse, he de confesar una serie a la que me he enganchado recientemente El Embarcadero.

Juro ante los Dioses no hacer spoiler alguno ya que lo que recomiendo es simplemente verla, y si cometiera tal pecado que me parta un rayo. Si no te gusta recuerda que son capítulos que puedes parar cuando quieras y la vida seguirá como antes.

Se trata de una historia llena de drama, misterio, intriga, amor triangular… y una serie de acontecimientos que conducen a los protagonistas a lo más salvaje y natural de la vida. Es un viaje desde la «domesticación» del ser humano hacia el camino de la «libertad» lleno de dificultades, giros y asuntos turbios y hasta aquí el contenido que no te defraudará.

Uno de los aspectos que me gustaría destacar de la serie es su fotografía, simplemente espectacular, que tiene como decorado La Albufera valenciana que aún no me he perdonado desconocer ya que me ha enamorado absolutamente.

No tendría sentido hablar de esta serie en este blog sino fuera por otra de sus características que la hace peculiar que es la forma de tratar la desnudez física de sus personajes. Quizás sea la primera vez que observe en una serie una forma elegante y natural de gestionar las escenas sin ropa ya sean con sexo de por medio o simplemente en el contexto de un día de playa, porque asombrosamente hay escenas de playa nudista, o de una ducha al aire libre con una manguera.

Las sensaciones que transmiten esas escenas en las que los actores conversan en la playa desnudos son las mismas que experimentas cuando tú haces algo similar en pleno verano sin caer en el hecho de que no llevas ropa, restándole importancia a lo último, cosa que es de agradecer y que incluso puede hacer entender a los no nudistas, que simplemente somos personas iguales que ellos pero sin barreras físicas.

Quiero creer que todos esos desnudos son algo más que un reclamo visual para enganchar al espectador y que la calificación de «mayores de 18» no es por la desnudez sino por las escenas de acción, aunque a la vez puedo temerme todo lo contrario.

No obstante animo a probarla y a no abandonar los cines y las películas en el formato de siempre al que también me confieso aficionado , ya que esto va de desnudarse.

Nakedspa o cómo resistir al invierno nudista

El cambio climático también se nota en lo nuestro, es un hecho indiscutible y pocas luces debes tener si te parece de lo más normal tomar el sol desnudo en pleno diciembre en tu playa favorita.

Este tipo de lujos atípicos y destructivos sólo están al alcance de algunos privilegiados y no todos los días como es de entender, pero desde luego es una de las mejores soluciones que se pueden dar a este extraño vicio de querer estar desnudo al aire libre y poder sentir en la piel todo aquello que ya sabes.

Que deben existir otras formas de afrontar el invierno nudista son pensamientos recurrentes en mi cabeza; imaginar cómo sería el lugar naturista ideal en pleno invierno.

Soñar todavía está carente de impuestos así que me atrevo a imaginar ese resort versátil, climatizado en invierno y al aire libre en verano, en plena zona central española y al alcance de todos aquellos mesetarios que amamos la desnudez social no sexual.

Por falta de ganas, dinero, iniciativa, valor…por dudas al respecto de ese proyecto hipotético en el que ningún fondo capital riesgo ha querido invertir…la cosa sigue igual invierno tras invierno y son pocas las opciones que nos quedan.

Dejando aparte el nudismo casero en todos sus formatos, olvidando un poco lo de salir al campo/ pantano porque no hace o acudir a la piscina de la mano de alguna de las asociaciones nudistas madrileñas que dan esa posibilidad, otra de las hipotéticas opciones es la del Spa Naturista madrileño donde se permite el nudismo a todas horas: el polémico tan amado como denostado Nakedspa.

Nada más escribir el último renglón he comenzado a imaginar a alguien leyéndolo y he empezado a escuchar las críticas por lo erróneo de la definición que le he dado. Sin duda es un lugar polémico, ambiguo, un helado caliente que está por decantar entre naturismo auténtico social no sexual o tapadera donde llevar a cabo encuentros sexuales teóricamente no permitidos por los gerentes del lugar.

Desde luego es un sitio peculiar, cálido y de fácil relajación. Tiene una decoración chula y un personal muy agradable que facilita bastante la estancia, y en ese sentido hacen que la experiencia sea muy positiva.

En la planta baja se sitúa la recepción, el circuito de Spa ( piscina, jacuzzi, termas, sauna y cabinas se ducha) y una zona relax lujosa para socializar y tomar un té (gratuito). La planta superior está llena de pequeñas salas de masaje que pueden alquilarse por horas y alguna otra sala con algún que otro agujero en la pared que da para pensar mal y acertarás, no en vano se realizan fiestas liberales con unos horarios establecidos en el mismo local ( a las que no es necesario acudir si no se quiere).

La singularidad más positiva desgraciadamente reside en que es un local mixto donde puedes estar desnudo desde el minuto cero. Digo desgraciadamente porque bajo mi punto de vista no debería ser excepcional que a un Spa se pueda ir desnudo y que fuera mixto como sucede en gran parte en los otros países europeos especialmente del norte (porque aunque a veces no lo parezca esto también es Europa) y es sin duda el mayor acierto del sitio.

Sin embargo llama la atención la discriminación positiva a favor de llenar el local de mujeres y parejas en cuanto a lo que el precio de entrada se refiere, nuevamente se trata de una ambigüedad que puede que desanime a much@s a la hora de probar y que puede sea parte de un reclamo de la perdiz que atraiga a más público (sobre todo masculino) con ganas de saciar necesidades que no sean las naturistas no sexuales.

En ese mismo sentido encontramos algún sinsentido como los carteles donde explícitamente se «prohíben las relaciones sexuales en las piscinas» , y yo me pregunto … y en el resto de rincones del circuito no? , o el hecho de que existan dos «desvestuarios» uno para chicos y otro para parejas, o el hecho de que su página web esté llena de perfiles de las famosas «fotopo» en todo lo alto y algunas «fotocho» en toda su profundidad, solicitando quedadas en el centro.

Soy consciente de que mantener lleno un local como este debe ser muy complicado, quizás seamos muchos los naturistas de corazón pero no son menos los que siguen viendo una fantasía en la desnudez, máxime con vapor, chorritos y masajes de por medio, que puede supongan una gran fuente de ingresos y que sea eso lo que ha hecho que un local que en sus inicios estaba respaldado por algunas asociaciones naturistas no lo esté actualmente.

Por otro lado creo que lo que define un local naturista como este, igual que sucede en la mayoría de las playas, es el comportamiento y las motivaciones de quienes acuden y por tanto «no estar obligado a nada» aunque ves que en ocasiones «todo se permite», hace que tú decidas qué sesión de Spa quieres tener, siempre que el resto respete tu relajación y descanso, aunque nuevamente la parte social de la página web anima más al desenfreno y debe ser difícil instaurar un espíritu de relajación sin más intenciones allí (sin discutir con nadie se entiende).

Se me ocurre que una de las formas de sacar provecho a un sitio tan singular, a gusto de tod@s sería adecuar un horario en el que el nudismo social no sexual imperase de forma real y que cada un@ encontrara su espacio, aunque de alguna forma puede que esto ya esté sucediendo y existan horarios o días más proclives a ello. Cómo conseguir eso es tarea de los ingenieros que desarrollaron la idea y deben saber que siempre podrán contar con la ayuda de los que estamos del otro lado.

Feliz 2020.

ACTUALIZACIÓN:

Menos de un mes después de la publicación de esta entrada Nakedspa se ha definido claramente como local liberal light (…), y como tal debe ser considerado.

Nos quedamos sin una posible joya del naturismo madrileño.

Queríamos expresar nuestra decepción y desearles suerte pero ya no contaran con nuestro apoyo.

Saludos

A %d blogueros les gusta esto: