La Fuerza del Sol

No hace mucho tiempo, he tenido que cambiar de hábitos en un lugar nuevo, distinto y parecido al que me encontraba, pero fuera de lugar.

Tras encontrarme como un pez en un garaje, me he dejado llevar por una taza de café, mientras me dejaba bañar por los rayos del Sol que llegaban a mi terraza, música (The Thrill is gone, de B.B. King), dejando mi cuerpo a su libre albedrío y descubriendo que a pesar de que no se bailar, mi cuerpo se movía solo al ritmo lento de la música. Únicamente puedo decir que esa sensación de paz (al menos durante dura el momento) en el que el tiempo se detiene, en el que uno se siente pleno y las en las que las preocupaciones desaparecen por un instante, es indescriptible.

Si comparto esta experiencia tan personal, es simplemente porque creo que la energía que proporciona el contacto con la naturaleza, los rayos de sol, la música (o aquello que nos llene a uno) nos nutre el alma y que últimamente nos olvidamos de darle su alimento en este mundo de stress y urgencia en el que todo lo tenemos perfectamente cronometrado.

También creo que debemos de dejar de lado el reloj cuando sea posible y disfrutar de esos momentos que la vida nos brinda, que todo nos ayuda a aprender y a crecer (como personas y como almas que somos).

Ni que decir tiene, que cuando te encuentras con esas experiencias y lo haces sin las molestias de la ropa, la sensación se multiplica.

Y ¿tu?. ¿Cuál ha sido esa última experiencia que te ha transportado a otro lugar?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: