Mirando al cielo

1487691621564 (1)

Cada cual tiene sus motivos para mirar al cielo y suplicar sol en estos días.

¿Cuál es el vuestro? Yo lo tengo claro 😉

La primera vez

Cada vez queda menos para poder disfrutar de la playa como nos gusta. Algunos afortunados/as podrán hacerlo en estas vacaciones de Semana Santa si el tiempo lo permite.

Como yo no soy uno de ellos, me ha dado hoy por recordar como fue mi primera vez en una playa sin ropa. Y he llegado a la conclusión que no se en qué playa fue. Se que tenía unos 15 años y que fue en la costa malagueña. Salí a caminar por la playa, cosa que me encanta, y cuando me vine a dar cuenta estaba rodeado de gente desnuda. Como tenía tiempo y mucha curiosidad seguí adelante previo paso de quitarme el bañador (donde fueres haz lo que vieres).Tras unos minutos de vergüenza iniciales, me di cuenta que nadie me miraba como creía al principio y que había encontrado algo que tenía que probar más veces. Luego es verdad que tuve que esperar hasta los 18-19 años para hacerlo con más asiduidad pero recuerdo aquel día con cariño. Decidido este verano recorrere las playas malagueñas buscando ese lugar especial.

Y la vuestra? Cómo fue vuestra primera vez? Espero vuestros comentarios.

El pantano de San Juan

La oferta para nudistas de interior es bastante escasa en nuestro país como ya hemos apuntado en alguna otra entrada (El difícil nudismo mesetario), sorprende que un tipo de turismo que mueve miles de personas cada época de vacaciones, sólo disponga de reductos minúsculos y poco cuidados.

En Madrid, uno de los pocos sitios que se salva de esta desidia es el Pantano de San Juan, uno de los embalses emblemáticos de la comunidad próximo a la localidad de San Martín de Valdeiglesias, que dispone de una playa nudista. (Zonas de Madrid)

He de confesar que sólo hemos estado una vez, y por lo tanto la conclusión a la que haya podido llegar puede estar sesgada por falta de mayor número de experiencias. De las 5 estrellitas quizás le otorgaría 3:

1. El camino de ida es bueno hasta que sales del asfalto y te adentras por la pista forestal. Si tienes un coche bajo o poco preparado para ese tipo de caminos quizás tengas que dar la vuelta. Desconozco si ese camino sufre algún tipo de rehabilitación pero teniendo en cuenta las lluvias de este año, yo lo valoraría.

2. Desde el aparcamiento hasta la playa hay una senda foresteral (pendiente abajo) que a mi personalmente me gustó, me llamaron la atención los carteles donde se te anima a ser respetuoso y limpio con la playa a la que vas ( son de una asociación nudista de Madrid), un 10 por ellos. Recuerda que todo lo que baja tiene que subir, haces pierna.

3. La cala en la que estuvimos ( pienso que la principal porque hay varias aledañas) es de arena, de unos 100 metros, y la entrada al agua es suave. Bastante bonita, y el agua limpia, hay que tener en cuenta que es un pantano y no el caribe.

4. A lo largo del día hubo de todo, al principio solos con algún bañista próximo (amables como suele ser la norma), mas tarde parejas, chicos solos…y un mirón con pocos escrúpulos ( como suele ser la norma). En general la gente muy respetuosa aunque el nudismo no era del 100%, y si, hay cancaneo en el camino, pero lo cierto es que a mi no me molestó, no es que esté de acuerdo obviamente (baja estrellitas) pero no fue algo que preocupara.

5. Es cierto que pasan kayak cerca, y ya que están pues miran a ver como son los seres humanos sin ropa. Curiosamente algunos se animaron y llegaron hasta la orilla a despelotarse también, pero en general restan encanto al sitio.

6. No encontramos familias, nosotros fuimos con niños y es de agradecer cuando hay más en la playa porque ellos lo pasan en grande y nosotros descansamos un poco (egoístamente hablando), aunque creo que si puede ser considerada apta para ellos, así que animo a todos los que estéis pensando en ir esta temporada (cuantas más familias más apta para ellas).

En general, y teniendo en cuenta que la oferta en Madrid es bastante limitada, nos gustó y probablemente repetiremos.

El nudismo como religión

Realmente nunca he investigado cómo se crea una religión, si existe un registro notarial o algo parecido. Supongo que necesitaríamos un mesías y algún tipo de milagro como poder caminar entre las aguas de la playa o multiplicar cosas sin impresora 3D. La única religión que he conocido ha sido la católica, además en profundidad tal que dejó de interesarme hace muchos años, cuando vi que todo lo que toca el hombre está sujeto a ser corrompido, manipulable, interesado y demás cosas en las que prefiero ni entrar. De esa religión me quedo con los valores que promulga, que son perfectamente intercambiables con ser buena persona y tener sentido común.

Lo que si envidio de las religiones es el Respeto institucional que despiertan. Nadie se atreve a decir nada malo de ellas, y mucho menos de actuar en su contra por el mero hecho de no ser señalado como xenófobo. Esa lección la tienen muy bien aprendida los políticos por ejemplo, que intentan seducir a los votantes haciendo gestos a la religión preponderante del nicho de votos que quieren atraer, que no siempre es la católica aunque si mayoritariamente.

Y yo (y muchos de mis amigos de blog) me pregunto, no nos iría mejor siendo una religión?. Tenemos nuestros propios principios basados en el Respeto al prójimo, a la naturaleza, a nuestro propio cuerpo… tenemos nuestros propios «ritos», desnudos con otros como nosotros, recargando el alma delante de la orilla del mar (por ejemplo). Podemos decir que tenemos nuestras propias festividades, el día sin bañador, y cualquier día de verano que se preste a despelotarse al aire libre… y nuestros propios templos y lugares de peregrinación (qué nudista integrista no ha ido nunca a Vera?) …entonces qué nos falta para que seamos más respetados institucionalmente?, para que los políticos nos tengan en cuenta?, qué partido político ha abanderado a los naturistas?. Todo cambiaría si nos inscribiéramos en ese hipotético registro.

Tampoco os rayéis mucho o penséis que estoy volviéndome un talibán o que propongo crear una secta. Simplemente son reflexiones mandadas al universo con un trasfondo de interés puro y duro (nada que ver con el resto de las religiones…).

Instrucciones de uso (2)

En entregas anteriores (Instrucciones de uso) hicimos hincapié en algunos de los temas candentes en la iniciación a esta práctica tan estupenda.

Continuaremos con alguna más:

5. La temida erección: o lo que es lo mismo, una reacción natural del cuerpo masculino. No hay que tener miedo a esto, es más, es una leyenda urbana! Nada más antierótico que decenas de personas en bolas dándose crema, haciendo crucigamas, jugando a las palas…así que tranquilo. Si te pasa se pasa, eso sí, no juegues con el pajarito porque te puedes meter en un lío.

6. Sex on the Beach: enlazando con lo anterior, debes saber que aunque las playas nudistas las ocupan gente tolerante y respetuosa, pero no somos liberales por ser nudista (no te hacen descuento en los locales de intercambio por ser de la FEN) así que mucho ojo con esto porque te puedes meter en un lío mayor que el que tienes entre manos, sobre todo si hay menores cerca.

7. Juegos de playa: sin ningún problema, eso sí procura no liarte a balonazos con el resto de bañistas (es decir, como en las textiles).

8. Mirar: buen punto este, sería una falacia decir que en la playa no se mira, claro que se mira, exactamente igual que cuando vas por la calle y te cruzas con alguien, creo que es algo normal. Lo que puede que no se entienda bien es el dónde miras y cómo miras, creo que todos somos conscientes de lo que puede llegar a molestar a uno mismo una mala actitud en ese sentido ( la mirada sucia) así que la recomendación es: se natural y evita miradas sucias.

Probablemente existan más normas no escritas, pero es mejor que las descubras por ti sol@. Atrévete a probarlo, nunca mas volverás al textil.

Instrucciones de uso

Puede que a estas alturas pre-vacacionales te estés planteando ir por primera vez a una playa nudista, a hacer lo que se suele hacer allí que es básicamente lo mismo que en las textiles. Bueno igual igual no es, por eso nos hemos atrevido a escribir este pequeño conjunto de recomendaciones que seguro te serán útiles.

1. El entorno: seguro que ya has localizado el lugar donde iniciarte, habrás buscado información e incluso puede que hayas viajado virtualmente hasta allí por medio de maps. Lo que quizás no sepas es que generalmente las playas nudistas son lugares recónditos y totalmente salvajes, pero sobre todo LIMPIOS. Detestamos que las personas de nuestro alrededor no cuiden el entorno, así que te pedimos que lo dejes como lo encontraste o incluso mejor.

2. El sonido: lo que más te gusta escuchar en una playa nudista son las olas del mar rompiendo, procura no ser ruidoso, no es agradable escuchar vociferío. Creo que la inmensa mayoría entiende que cuando hay niños por medio esto cambia un poco, y salvo excepciones (véase la siestecilla de después de comer) en general se toleran bien. Procura ser silencioso.

3. Los perros: este tema da para una entrada independiente. Al 50% de mi familia nos gustan, a un 25% les da miedo y un 25% se pone de mala leche cuando ve que hay perretes sueltos. Creo que, independientemente de que sean admisibles en la playa o no, hay normas básicas de obligado cumplimiento como no dejar que el animal olisquee, pisotee o se orine en el pareo de otro. Ni que decir tiene el tema de los excrementos… es curioso como hay gente que lleva al perro a la playa y no te enteras hasta que se van, que es cuando lo ves. Cuida de tu mascota.

4. Las fotos: a todos nos gusta llevarnos un recuerdo de las playas que visitamos, pero ten en cuenta que probablemente ningún nudista quiera ser protagonista en tus fotos. Hoy en día todos llevamos una cámara encima, pero por favor se respetuoso, y no apuntes con tu objetivo a los bañistas.

Continuará…

El viaje del pobre

Viajar es uno de mis mayores vicios del que no me he podido desprender nunca y que cuanto más hago más me gusta; supongo que tampoco será tan sumamente raro y que muchos estaréis sufriendo la misma adición. Lo que ya nos pasa a menos, es que cuando elegimos un lugar de vacaciones buscamos nuestro templo (nudista) más cercano, donde poder poner en práctica nuestra religión.

Los dos problemas básicos para consumir esta droga son el tiempo y el dinero, y mira que es caro el turismo en bolas…

Así que muchas veces tienes que tirar de imaginación o de otros recursos como este que te muestro a continuación, para que la mente viaje al paraíso, dejando el cuerpo debajo de una manta invernal:

se trata de una guía que engloba muchos de los países donde el nudismo esta permitido y está repleta de información actualizada de las mejores playas y resorts.

Además encontrarás en él teléfonos de interés de los diferentes alojamientos nudist friendly en los diferentes países.

Es un trabajo documental plagado de fotografías con paisajes con los que soñar. Llama la atención la mini guía para principiantes en el nudismo que encontrarás en las primeras páginas.

He podido comprobar por los lugares que conozco de primera mano, que la información de la guía se adapta bastante bien a la realidad.

Un libro de cabecera sin duda para los amantes del naturismo. Obtener el libro

Mientras tanto seguiré ahorrando para poder probar in situ alguno de ellos, o quien sabe si poder ser el promotor de mi propio lugar naturista…

LOS LIMITES DEL NUDISMO (1)

LIBRO
Imagen extraída de Internet

Si bien tengo entendido (y si me equivoco, que por favor me corrijan), la práctica del nudismo en España no está prohibida en todo su territorio, a excepción de las normativas locales que pueda haber respecto al civismo. Aunque esas medidas finalmente se deroguen en los tribunales, mientras estén en vigor, se pueden aplicar lo que conlleva no sólo la denuncia sino también la sanción económica. En el caso de que la justicia te de la razón en último lugar, recuperar el importe de dicha multa se puede convertir en una auténtica odisea.

Ejemplo de norma local que limita la práctica nudista es el caso del Ayuntamiento de Barcelona que en el 2011 publicó la norma que dice que no se puede ir desnudo o semi-desnudo ( 300 a 500 euros de multa) o con bañador (entre 120 y 300 euros) por la calle. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña avaló la norma en el 2013, y el en 2016 el Tribunal Supremo ratificó la norma. Así se entiende que en Barcelona no se puede practicar el nudismo por la calle (ir a comprar el pan, o tomar una cerveza en una terraza) pero si en playas y piscinas.

Dado que en este país para que algo sea prohibido así tiene que estar recogido (escrito) en alguna norma, todo aquello que no esté prohibido expresamente está permitido. Un ejemplo de ello, es cuando aparcamos el coche. La normativa te dice cuando está prohibido, pero no te señala cuando está permitido. Por lo tanto, salvo norma escrita en contra, la práctica del nudismo está amparada por la ley en España.

En derecho, existe otra norma legal para aquellos casos en los que no existe lo escrito que es «la costumbre» y que la Wikipedia lo define de la siguiente manera: «Costumbre en Derecho, es la forma de actuar uniforme y sin interrupciones que, por un largo período de tiempo, adoptan los miembros de una comunidad, con la creencia de que dicha forma de actuar responde a una necesidad jurídica, y es obligatoria».  En líneas generales los legisladores suelen respetar esa «costumbre» a la hora de redactar las normas. Por eso es importante preservar aquellas zonas costeras de práctica naturista, empezando por no abandonar su uso para tal fin, de forma que su uso se transforme en costumbre, y sea más difícil legislar en su contra.

A %d blogueros les gusta esto: